El Estudio de Paisaje de Villena, desarrollado entre los años 2015 y 2017, se concibió de manera previa a la revisión del Plan General de este municipio de la comarca del Alto Vinalopó; de manera que el instrumento urbanístico pudiera incorporar en el futuro las directrices referidas al paisaje que surgieran del documento.

 

En el equipo de redacción de este proyecto participaron además Juan Eloy Gil (arquitecto), Grupo Aranea, el fabricante de espheras y Ana Montilla (bióloga).

 

Con un ámbito de estudio superior a las 52.000 hectáreas, uno de los principales retos de este trabajo fue el de la aprehensión de la gran diversidad de paisajes que se dan en la zona, que acoge tanto entornos naturales de gran valor ecológico, como paisajes de agricultra extensiva de secano o espacios agrícolas, urbanos o industriales de una gran presencia antrópica.

 

Mi labor en este proyecto se centró en el análisis y caracterización de las veintiuna unidades de paisaje delimitadas y su posterior valoración y catalogación, con lo que compaginé un intenso trabajo de campo con tareas de cartografía y redacción.

El Estudio de Paisaje de Villena, desarrollado entre los años 2015 y 2017, se concibió de manera previa a la revisión del Plan General de este municipio de la comarca del Alto Vinalopó; de manera que el instrumento urbanístico pudiera incorporar en el futuro las directrices referidas al paisaje que surgieran del documento.

 

En el equipo de redacción de este proyecto participaron además Juan Eloy Gil (arquitecto), Grupo Aranea, el fabricante de espheras y Ana Montilla (bióloga).

 

Con un ámbito de estudio superior a las 52.000 hectáreas, uno de los principales retos de este trabajo fue el de la aprehensión de la gran diversidad de paisajes que se dan en la zona, que acoge tanto entornos naturales de gran valor ecológico, como paisajes de agricultra extensiva de secano o espacios agrícolas, urbanos o industriales de una gran presencia antrópica.

 

Mi labor en este proyecto se centró en el análisis y caracterización de las veintiuna unidades de paisaje delimitadas y su posterior valoración y catalogación, con lo que compaginé un intenso trabajo de campo con tareas de cartografía y redacción.